UN DIFÍCIL CAMINO PARA AYUDAR
EXPLORE IED BARCELONA
 

Proyecto: Seat Kiro | Design

Proyecto: Seat Kiro

UN DIFÍCIL CAMINO PARA AYUDAR

Crónica

EL FAB LAB DEL IED COMIENZA A PRODUCIR GAFAS Y PANTALLAS PARA SANITARIOS Y OTROS COLECTIVOS EN LA LUCHA CONTRA EL COVID-19

Como escuela de diseño, el IED lleva 25 años en España. 25 años en el que siempre ha sido un agente social activo de la vida de las ciudades en las que tiene sus sedes. Comprometido en sus barrios, con su entorno, generando tejido económico a su alrededor y con iniciativas de apoyo a diversas iniciativas sociales. 

Con la crisis del COVID 19 nos preguntamos qué podíamos hacer que estuviera a nuestro alcance. Nuestros ingenieros del FAB LAB, con Ignacio Prieto a la cabeza, plantean la posibilidad de comenzar a generar un prototipo de gafas de protección para los sanitarios. 

Ante la escasez de este tipo de material en hospitales, centros de salud, residencias de ancianos y de las fuerzas de seguridad del estado, el IED desarrolla un prototipo de gafas mientras intenta reunir el material necesario, hecho que se convierte en una complicada tarea debido a la paralización de la actividad económica no considerada necesaria. 

Se crea un equipo de voluntarios del IED que comienza a materializar la idea con el comienzo del confinamiento, yendo de la mano de la comunidad maker con el firme y único propósito de ayudar. 

No son pocos los escollos que nos encontramos en el camino y que dificultan la producción. Nos sobran y ganas y voluntad, nos faltan materiales y sufrimos las dificultades impuestas por  las instituciones a la hora de homologar. 

Las llamadas que durante días hacemos a hospitales, Protección Civil e instituciones sanitarias nos ponen en contacto con una realidad urgente y muy crítica; nuestros sanitarios luchan contra este virus exponiéndose a un contagio (como las cifras demuestran) por la falta de protección. Los responsables de compra de material sanitario nos cuentan lo que están viviendo con tanta angustia como emoción por saber que pueden recibir material que les ayude a protegerse. 

Hablamos con médicos y enfermeros/as de toda España, Protección Civil y diversas instituciones para intentar superar la barrera de la homologación del material sanitario. Su atención ha sido ilusionante y nos ha dado motivos para seguir adelante en nuestro empeño. Las conversaciones de estos días quedarán grabadas en nuestra memoria y que nos han recordado que detrás de las palabras “sanitarios” o “miembros de las fuerzas de seguridad del estado”, están Juan Manuel, Esmeralda, Antonio o María… 

En paralelo a todo el trabajo de contacto con hospitales, generamos unos estrictos protocolos de trabajo en el FAB LAB con voluntarios del IED con el fin de preservar la salud de nuestros compañeros. 

El prototipo está listo para empezar su fabricación en tiempo record. No llegan los materiales, pero confiamos en ir recibiendolos poco a poco. La rotura de la cadena de suministro anunciada, llegó antes de lo esperado como consecuencia del endurecimiento de las medidas decretadas por el Gobierno. 

Por fin, desde el día 8 de abril, el FAB LAB del IED está produciendo a pleno rendimiento tanto gafas estancas de protección sanitaria, así como pantallas para todo aquél que las pueda necesitar (empleados de supermercados, residencias, transportistas, farmacéuticos, etc.). 

¿CÓMO SON LAS GAFAS DISEÑADAS EN EL FAB LAB DEL IED? 

CARACTERÍSTICAS FUNCIONALES

Las gafas se han diseñado con el propósito de ofrecer un elevado grado de estanqueidad evitando que el sanitario o quien las porte reciba salpicaduras, minimizando el riesgo de transmisión del coronavirus Covid-19 a través de las lágrimas y secreciones conjuntivales.

Se ha testado su capacidad anti vaho/anti empañamiento.

Están diseñadas para una mejor adaptación a su uso con mascarillas y EPIs. Se recomienda especialmente su utilización con cofia y mascarilla.

Se ajustan a la cabeza a través de unas gomas y tienen una medida estándar basada en estudios antropométricos.

CARACTERÍSTICAS DE LOS MATERIALES UTILIZADOS EN LA FABRICACIÓN

Polipropileno 0,5 mm de espesor. Es resistente al agua, por lo que evita el traspaso de humedad y de agua, por lo que es cumple con su función de protección.

La lámina de 0,5 mm puede ser sometida a flexión o fatiga siendo altamente resistente, pudiendo adaptarse a largas jornadas de trabajo.

Se puede desinfectar y lavar mediante jabones, soluciones de alcohol, etc., ya que es muy resistente a distintos químicos. Si la esterilización que se va a practicar a los equipos es mediante ozono, como se está haciendo en otras comunidades con el material cedido, aguanta entre 10-100 ciclos de esterilización.

Espuma de poliuretano de 3mm de espesor. Permiten asegurar un mejor sellado en la junta mecánica frontal. Si la esterilización se realizase mediante ozono, se podría prescindir de esta y usar polipropileno.

PETG 0,5 mm. Permite transparencia de grado óptico y aguanta esterilización por ozono.

Superadas las pruebas con el prototipo nos queda salvar el último y más complicado escollo y es conseguir una homologación/aprobación por las autoridades sanitarias que han endurecido estas medidas desde el comienzo de la crisis.

Con el fin de avanzar en el proyecto el IED crea un repositorio en GitHub en el que comparte toda la documentación. Este repositorio es accesible para cualquier usuario, incluida la comunidad maker, bajo licencia MIT, lo cual permite su reproducción, fabricación o empleo de soluciones que en él figuran. El prototipo de gafas de IED fue recibió una acogida excelente y desde la iniciativa Coronavirus Makers, están reproduciendo el prototipo y testeando, ya que aporta diferentes soluciones a bloqueos con los que otros diseños se estaban encontrando para la producción de unas gafas efectivas, de bajo coste y con la posibilidad de un elevado volumen de producción.

Una de las partes más complejas de producir material no homologado, ha sido crear un cordón sanitario que garantice que el material no ha sido manipulado por positivos en COVID19 así como cumplir con las medidas de distanciamiento social con el fin de evitar el contagio entre trabajadores. 

Los voluntarios que hoy están en la cadena del montaje del FAB LAB del IED están protegidos con EPIs y cumplen con las normativas de separación y demás protocolos de seguridad marcados por las autoridades sanitarias. La cadena de custodia de los elementos producidos cumple también con las prescripciones sanitarias para asegurar de que el producto llegue en perfectas condiciones y sin peligro de contagio. 

No hemos conseguido la homologación exigida por el Gobierno todavía, pero seguiremos intentándolo. No obstante, estamos seguros de que hay instituciones que las recibirán con agrado, puesto que tanto el material como los procesos cumplen con los estándares de calidad requeridos. 

Hoy, por fin, hemos podido comenzar la producción y esperamos llegar a poder donar 2.000 unidades de gafas y el mismo número aproximado de pantallas. 

Confiamos en que nuestras gafas sanitarias y nuestras pantallas ayuden a preservar la salud de muchas personas y faciliten la labor de todos aquellos que se exponen a diario para cuidarnos. 

Si algún hospital, residencia de ancianos, ayuntamiento, cuerpo de seguridad del estado, etc. está interesado en recibir este material puede enviarnos un mail a e.arjona@madrid.ied.es

Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close