Sostenibilidad, tradición, tecnología y belleza en Foodture 2021
EXPLORE IED BARCELONA
 

PROYECTO: FRESH FACES UNIQUE EDITION | Management

PROYECTO: FRESH FACES UNIQUE EDITION

Sostenibilidad, tradición, tecnología y belleza en Foodture 2021

En el  año 2019 se desperdiciaron 931 millones de toneladas de alimentos, de acuerdo con el informe «Food Waste Index 2021» de las Naciones Unidas. La magnitud de la cifra pone de relieve que nos encontramos ante una emergencia mundial de gran impacto social, económico y medioambiental. 

La necesidad de soluciones innovadoras para el futuro de la alimentación y del planeta es la idea central de Foodture, un summit que tendrá lugar los próximos 26 y 27 de noviembre en el Disseny Hub y que contará con tres proyectos de alumni del IED Barcelona

Las propuestas, que se exhibirán dentro del espacio que el evento destina a talentos emergentes, giran en torno a aspectos como la economía circular, la búsqueda de alternativas sostenibles al consumo excesivo de carne o la recuperación de tradiciones sociales alrededor de la mesa. 

Con la designación de Barcelona como Capital de la Alimentación Sostenible 2021 de marco de fondo, Foodture se erige como espacio de encuentro para explorar y rediseñar el mundo de la alimentación. 

Proyectos de los estudiantes del IED Barcelona

Guateámala, de Sofía Novales

Reflexión sobre el ritual del café mediante el diseño de un set de cerámica que revisita la artesanía maya desde un prisma contemporáneo.  

El color de las piezas se inspira en un textil tradicional de la zona de Huehuetenango, famosa región cafetalera en Guatemala. 

Ntomo, de Francesco Maria Lucini

Este proyecto contrapone el rechazo de la sociedad occidental al consumo de insectos con una bella experiencia gastronómica que los integra como ingrediente. 

Se trata de un set de platos comestibles que busca sensibilizar en torno a la sostenibilidad y al consumo excesivo de carne. 

Reddo, de Francesco Maria Lucini

Lucini también está presente en Foodture con Reddo, un nuevo material hecho a base de conchas de ostra. 

Apostando por la economía circular, la propuesta hace uso de nuevas técnicas de fabricación digital para crear, a partir de residuos naturales, estructuras submarinas en aquellas zonas de arrecifes más sensibles al cambio climático.