¿QUÉ HACE UN HOSPITAL SIN DISEÑADORES?
EXPLORE IED BARCELONA
 

Colección: DINO | Fashion

Colección: DINO

¿QUÉ HACE UN HOSPITAL SIN DISEÑADORES?

El IED Barcelona plantea nuevas maneras de integrar el diseño en los entornos hospitalarios pediátricos con el fin de mejorar el bienestar de los pacientes. Intervenciones lumínicas en las habitaciones para mejorar la experiencia del usuario, inmersiones culinarias a través de Realidad Virtual para pacientes que experimentan la pérdida del gusto, un dispositivo que ayuda a describir y explicar el dolor o un sistema inalámbrico para realizar electrocardiogramas son algunos de los proyectos.

Estudiantes del Título Superior en Diseño de Producto y Título Superior en Diseño de Interiores han trabajado en el desarrollo de sus proyectos de final de carrera sobre la relación entre diseño y salud. Concretamente, se les planteó explorar de qué manera se podrían idear productos o entornos que prefiguraran escenarios futuros en los cuales el cuidado de la salud tomara protagonismo. La propuesta implicaba pensar productos, elementos de mobiliario o accesorios, pero a la vez espacios y/o servicios con sus requerimientos a nivel de usabilidad, atmósfera, luces, aspectos emocionales, funcionales y estéticos.

Poniendo toda su atención en las necesidades de los usuarios de los entornos pediátricos, los estudiantes entrevistaron a los pacientes, familiares o personal interno, para conocer cuáles son sus necesidades reales. Para ello, los estudiantes visitaron las instalaciones del Hospital Sant Joan de Déu y del Hospital Clínic, y estuvieron en contacto con los diferentes agentes que interactuaban con el fin de encontrar aquellas problemáticas que requerían soluciones innovadoras y creativas. Durante más de seis meses, los alumnos han realizado diferentes prototipos para llevar a cabo sus propuestas con la ayuda de tutores y diferentes expertos. Además, han podido testear sus propuestas con diferentes usuarios para comprobar su efectividad y mejorar sus diseños. 

El resultado son propuestas que plantean diferentes instalaciones en los espacios interiores para convertirlos en entornos más humanos y cercanos para contribuir a la evolución del paciente gracias a las nuevas tecnologías. Sistemas de señalética virtuales para facilitar la llegada a las consultas, dispositivos de iluminación que capturan y transforman la luz o entornos de realidad virtual gastronómicos que recrean una experiencia culinaria virtual para pacientes que carecen del sentido gustativo debido a su tratamiento.

En el ámbito del diseño de producto, se proponen dispositivos que permiten definir el dolor, sistemas inalámbricos para realizar electrocardiogramas de manera divertida o antenas flexibles y ligeras para resonancias magnéticas que convierten la prueba en una aventura espacial para los niños. Las propuestas apelan a la imaginación de los pacientes para mejorar la experiencia de los entornos, cuyos espacios y ambientes pueden generar rechazo, miedo y confusión. Los alumnos han optado por crear soluciones que fomenten una actitud positiva y una experiencia agradable, ya que pueden contribuir en la recuperación física del paciente. 

La presentación de los proyectos se realizó delante del departamento de innovación del Hospital Clínic y el Hospital Sant Joan de Déu quienes se mostraron satisfechos y estimulados con los resultados. “¿Qué hace un hospital sin diseñadores? ¿Qué hacen los diseñadores sin hospitales?” preguntó el Dr. Jaume Pérez Payarols, Director de Innovación e Investigación del Hospital Sant Joan de Déu quien especificó que “una manera de ver las cosas de forma amable y cómoda en los hospitales es una tarea que sólo pueden hacer los diseñadores”.

Oriol Guimerà, director de Desarrollo del Área de Design, señalaba la importancia de crear diseños híbridos: “Ya no se trata de idear productos y espacios, sino experiencias y servicios que mejoren el bienestar de las personas”. “La importancia de proyectos como estos reside en la capacidad de saber escuchar a todos los implicados con el fin de mejorar y transformar el mundo”, constató Raffaella Perrone, directora de desarrollo del área. 

 

PROYECTOS

Proyecto: The Anatomy of Senses

Estudiante: Tatjana Zoffel

The Anatomy of Senses es una experiencia culinaria de Realidad Virtual para personas que, debido a tratamientos con quimioterapia, han experimentado una pérdida total o parcial del sentido del gusto, lo que puede convertir el acto de comer en una experiencia traumática.

El paciente se sumerge en escenarios de RV donde los colores y las formas están asociados a determinados sabores, de manera que cuando ingiere alimentos reales los otros sentidos activos, como el tacto o la vista, le permiten experimentar la comida de otra manera. El proyecto incorpora una bandeja hospitalaria diseñada para el mundo virtual, así como un carrito para su implantación.

Proyecto: Mune

Estudiante: Rasha El Assaad

Mune es una estructura hinchable para pacientes pediátricos concebida a modo galaxia imaginaria y donde los niños puedan desarrollar sus sentidos mediante actividades específicas. Dentro de la galaxia, la estudiante ha diseñado diferentes planetas representados a través de la estructura de la cúpula, cada uno con paisajes y características propias. Puede implementarse en cualquier lugar, pero está inicialmente pensado para entornos hospitalarios a modo de espacio ‘curativo’ y lúdico para pacientes de corta o larga estancia.

Proyecto: Inside – Outside

Estudiante: Martina Morejón

Inside-Outside pone de manifiesto la luz como generador de espacios arquitectónicos donde, el espacio en sí, se transforma en un canal entre el interior y el exterior. Pensado para pacientes de larga durada en los entornos hospitalarios, esta propuesta quiere mejorar la sensación de bienestar en las habitaciones mediante un dispositivo de iluminación que permite capturar y transformar la luz mediante la refracción, reflexión y la descomposición. Además, permite crear un diálogo con los niños de las otras habitaciones con el fin de conectar y sentir compañía durante su estancia.

Proyecto: EMA

Estudiante: Anastasiia Kuliabina

Ema permite realizar la prueba de electrocardiograma (ECG) de forma inalámbrica: los cables se sustituyen por sensores sincronizados entre sí que envían las lecturas a un receptor situado en la máquina.  El objetivo del proyecto es adaptar las tecnologías a los usuarios, simplificando el trabajo del profesional médico y haciendo más llevadera la prueba para el paciente pediátrico.

Proyecto: OUCHY

Estudiante: Renata Colmenero

Ouchy es una herramienta que ayuda a los niños y niñas a describir el dolor por medio de la interacción física, con la intención de mejorar la comunicación con el personal médico. ¿Dónde te duele? ¿Qué tan intenso es el dolor? ¿Qué constancia tiene? ¿Cuándo comenzó? ¿Qué tipo de dolor es? Estas preguntas son respuestas con el sistema analógico, pensado para consultas externas y hospitalizaciones, que permite contestar a estas preguntas y observar la mejora o retroceso del paciente. Además, convierte los resultados en una hoja de datos con la que el doctor puede analizar los síntomas.

Proyecto: Hood

Estudiante: Guillermo Beltrán

Hood se propone como alternativa a las actuales antenas rígidas utilizadas en la prueba de resonancia magnética. Pensado para hacer menos traumática la experiencia a pacientes pediátricos, este sistema se adapta al cuerpo aprovechando la última tecnología para crear antenas flexibles y más ligeras. Además, cuenta con iluminación propia que señala la parte que está activa y crea al paciente la ilusión de estar llevando un traje especial.

Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close