MÁS DE 8.000 ALUMNOS DE ESPAÑA, ITALIA Y BRASIL EN LA GLOBAL LESSON
EXPLORE IED BARCELONA
 

Colección: Couture Maladroite | Fashion

Colección: Couture Maladroite

MÁS DE 8.000 ALUMNOS DE ESPAÑA, ITALIA Y BRASIL EN LA GLOBAL LESSON

En un contexto en el que la distancia, la incertidumbre y la falta de motivación parecen estar más presentes que nunca, la importancia de permanecer unidos y adaptarse para continuar es clave. Así lo reflejó ayer el IED en su apertura de año académico, Global Lesson. Un evento en streaming en el que, por primera vez, la entidad educativa reunió a toda su comunidad de España, Italia y Barsil para ofrecer un momento de inspiración, motivación y unión con miras al nuevo año académico 2020/21. 

Más de 8.000 alumnos, de doce ciudades diferentes – a muchos kilómetros de distancia – se reunieron ayer en la Global Lesson para debatir y reflexionar sobre la normalidad y la distancia, el cambio, la transformación y la visión de futuro. Todo ello, con el objetivo de recopilar consejos útiles e inspiracionales para emprender un nuevo comienzo de estudios repletos de proyectos, creatividad e innovación. 

El evento fue inaugurado por Riccardo Balbo, director Académico del Grupo IED, quien inició su discurso cuestionando el concepto de normalidad, tan citado en los últimos meses: «A pesar de nuestros mejores esfuerzos, sólo una pequeña parte de nuestras vidas está realmente determinada por nuestra cuidadosa planificación; a diferencia de los eventos inesperados. Podemos decir con seguridad que la vida real se trata de lo inesperado. Todos deberíamos tener esto en mente y, sobre ello, invertir y construir, y no sobre nuestra idea de una “normalidad” que no existe. Los pequeños y grandes desafíos son los que nos hacen crecer como individuos y globalmente, los que nos impulsan hacia adelante«, afirmó Balbo. 

Asimismo, el director académico del Grupo IED invitó a los estudiantes a reflexionar sobre la connotación positiva que puede adquirir hoy un término como distancia: «Es notable que esta palabra – la distancia – sólo haya ganado popularidad gracias al virus. Como muchos otros conceptos, el hecho de que tenga un valor positivo o negativo depende del contexto o, mejor aún, de su proyección. Personalmente, creo que la distancia es un fantástico punto de partida sobre el que merece la pena que los diseñadores reflexionen. La distancia es el espacio que nos permite viajar, la oportunidad de salir y conocer a algo o a alguien. Para nosotros, significa ser curiosos. Y la curiosidad siempre gana sobre el miedo». 

Este concepto, el de distancia y el cambio, también fue discutido por Karole P.B. Vail, directora de la Colección Peggy Guggenheim y de su Fundación en Italia: “Toma este momento de separación y distancia como un momento de prueba y desafío, pero también como una ocasión de crecimiento, experiencia y cambio. Después de todo, ahora podemos confiar en la sofisticada tecnología que forma parte de nuestro ADN, mucho más que nunca antes. Siempre hay alguna sorpresa a la vuelta de la esquina, así que sal y vive tu vida al máximo. Contra todas las expectativas, a pesar de los muchos obstáculos y cambios que estamos viviendo, recuerda que la incertidumbre puede ser inspiradora y puede obligarte a pensar outside the box. El cambio está siempre presente, la vida cambia; debe cambiar y seguir adelante, nada es estático e incluso en tiempos difíciles como estos, el cambio debe ocurrir».

Una reflexión compartida por Matina Caironi, campeona paralímpica en 100 metros lisos de Londres 2012, en 100 metros lisos y medalla de plata en salto de longitud en Río 2016, que también participará en los próximos juegos de Tokio, que no conoce la palabra rendición.  Además, Coarini conoce muy de cerca el espíritu emprendedor e innovador del IED. Recientemente, ha colaborado con el Grupo para el diseño de las prótesis que llevará en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021. Ambas piernas protésicas llevarán la firma de dos jóvenes talentos de IED: Silvia Borri (Máster en Dirección Creativa), que ha creado una pierna óptica para la carrera de 100 metros, y Maddalena Pavanello (Master en Diseño Gráfico), con el diseño de una pierna de estilo étnico pop para el salto de longitud.

“No me he conformado nunca después de un excelente resultado. Por elpuesto que me he alegrado y lo he celebrado con mis seres queridos, pero luego he retomado enseguida el trabajo para alcanzar mi siguiente objetivo. Tener estímulos es la sal de la vida. Sin ellos, todos nos sentimos un poco perdidos. Estoy segura que os disteis cuenta de esto durante el confinamiento. ¿Por qué os digo todo esto? Porque veo la similitud con lo que puede ser vuestro camino académico: hay retos, puede haber dificultades, podéis sentir que los objetivos están lejos. A veces tienes que tomar decisiones importantes tú solo, pero siempre podrás confiar en un guía más experto. Y cuando te sientas cansado, recuerda que para cada objetivo hay un camino. Si aún no lo has logrado, puede que tengas que probar un método diferente”, explicó Martina Caironi. 

Por su parte, Hervé Falciani, experto financiero e informático, comprometido con la lucha contra los fraudes bancarios, y asesor de gobiernos, administraciones públicas y ONGs, relacionaba la idea de cambio con la amplia transformación digital que se está produciendo en estos días: “La transformación digital está siempre presente en nuestras vidas. Hoy, todos tenemos un dispositivo conectado y dependemos cada vez más de esta conexión. Tenemos una necesidad urgente de obtener la última información. Sin embargo, creo que muy pronto estos dispositivos desaparecerán para dar lugar a procesos de inmersión que incluyan tecnologías como la realidad aumentada».

La Global Lesson se ha constituido como un encuentro en el que el IED ha hecho una gran apuesta por la cercanía – aún con la distancia – y la unidad con el objetivo de que todos sus miembros se sientan parte de una auténtica comunidad.