LET’S GO BACK TO THE ORIGINALS
Solicitar Información

subir

LET’S GO BACK TO THE ORIGINALS

El IED Barcelona idea el primer uniforme femenino de baloncesto para la disciplina de baloncesto 3×3 para la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA). El proyecto “LET’S GO BACK TO THE ORIGINALS” surge de la necesidad de crear una colección de prendas que se adapten al cuerpo femenino para potenciar sus movimientos y rendimiento deportivo. La propuesta se ha llevado a cabo para ofrecer un equipo funcional, estético y reglamentario para las jugadoras de la disciplina 3×3 de baloncesto, una modalidad que el Comité Olímpico Internacional (COI) ha incorporado como deporte olímpico en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

A lo largo de los años, el baloncesto se ha caracterizado por una vestimenta pensada para el cuerpo masculino a nivel estético, de patrones y talle. El uniforme actual, que visten tanto hombres como mujeres, dificulta la libertad de movimientos del cuerpo perjudicando así su rendimiento deportivo, ya que en ningún caso responde a sus necesidades físicas. Las jugadoras deben adaptar la equipación a su cuerpo e incluso vestir prendas compresoras debajo del uniforme oficial para mejorar su confort. Ante tal situación, el IED Barcelona apuesta por el diseño de una colección que redefine el uniforme de baloncesto femenino pensado específicamente para la anatomía de la mujer.

Las diseñadoras Denise Graus y Sheila Casado del BA (Hons) in Fashion Design han desarrollado este proyecto en el INNOVATION LAB del IED, bajo la tutorización de Horge Pérez. Para saber cuáles eran las verdaderas necesidades, realizaron un estudio con diferentes deportistas del 3×3 en eventos en Praga y Bucarest y testearon sus propuestas con jugadoras de la Federación Española de Baloncesto (FEB). Tras el estudio, además del diseño, también plantean el primer talle universal femenino. Con este proyecto, se pone en relieve que el deporte femenino está evolucionando y buscando igualdad con el masculino y, a través del desarrollo de la indumentaria, es una manera de acabar con las diferencias en el ámbito deportivo.

Inspirado en los uniformes de las décadas de los sesenta-setenta, se ha diseñado un uniforme atemporal, más funcional y coherente con el cuerpo femenino y su comodidad, y que permita realzar un deporte dinámico y ágil. Por esta razón, se crea un talle específico para jugadoras de baloncesto que no solo se adapta al ancho de la persona, sino sobre todo en el largo de la prenda, añadiendo tres tallas más a las existentes (S+, M+ y L+) que hasta el momento sólo existían en los uniformes masculinos.

A nivel comunicativo del uniforme se ha apostado por implementar opciones de gráfico basadas en el movimiento del baloncesto, es decir un desplazamiento mayoritariamente diagonal y vertical, donde las extremidades siempre están activas; es por esto que inspirándose en los originales del baloncesto se potencia una gráfica lateral o vertical que a nivel visual consigue una imagen mucho más clara y potente.

Mediante el uso de la tecnología “Seamless” ha sido posible crear la prenda con un mismo tejido, sin cortes. Una técnica que permite jugar con distintas elasticidades y compresiones, adaptándose mejor a las necesidades de las jugadoras y reduciendo el residuo de tejido. Además, permite generar un conjunto de tramas que abre infinitas posibilidades a nivel gráfico y de diseño, partiendo de un mismo patrón, aportando un resultado 100% personalizable para las diferentes selecciones femeninas que participen en los campeonatos de 3×3.

Los uniformes se han desarrollado conjuntamente con Lurbel, empresa que ha materializado el proyecto, innovando en los materiales gracias a la introducción de nuevos filamentos con distintas composiciones con el fin de crear una prenda elástica, no ceñida al cuerpo, buscando la máxima comodidad y creando una estética innovadora pensando en el cuerpo femenino y sus necesidades al jugar al baloncesto. Propiedades como la transpirabilidad del tejido, el efecto antibacteriano y el secado rápido, son la base de la funcionalidad del uniforme que está compuesto por polyester, polyamide y elastane.

Este proyecto es sólo el comienzo de un plan a largo plazo para diseñar un uniforme de baloncesto 3×3 para mujeres. Todavía tienen que desarrollarse nuevos pases claves con las propias jugadoras, pero es un primer movimiento para mejorar el confort de las deportistas.

 

CRÉDITOS

Diseñadoras: Denise Graus y Sheila Casado

Director Innovation Lab IED Barcelona: Horge Pérez

Producción: Lurbel

Fotografías: Denise Graus

Modelo: Arni Cortés

Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close