EL TRANSPORTE PÚBLICO EN LA ERA POSPANDEMIA
EXPLORE IED BARCELONA
 

Proyecto: Vertal | Design

Proyecto: Vertal

EL TRANSPORTE PÚBLICO EN LA ERA POSPANDEMIA

A día de hoy, no hay ninguna actividad humana que no necesite ser repensada. La movilidad y las relaciones sociales en viajes y trayectos son una de las problemáticas que más preocupan a medio plazo, en especial en lo que se refiere a la seguridad de todos los usuarios. Como entidad educativa de referencia en diseño, el IED Barcelona Escuela Superior de Diseño se ha puesto en marcha y lidera la investigación en nuevos formatos y diseños de movilidad urbana, aplicados al transporte público. 

El IED Barcelona ha entendido que es el momento oportuno para construir la nueva realidad pospandemia. Así, puso en manos de sus alumnos del Título de Grado en Enseñanzas Artísticas Superiores en Diseño de Producto, especialización Transporte, y del Título de Grado en Enseñanzas Artísticas Superiores en Diseño de Interiores el reto de diseñar y desarrollar el espacio interior de un medio de transporte urbano, público y terrestre para la ciudad de Barcelona, que presentara una experiencia de usuario segura. 

Como resultado, tres proyectos Panettone, BCNTram 2025 y Contact – que incluyen importantes avances en innovación y diseño de sistemas y servicios. Propuestas como tranvías con espacios para grupos burbuja con el objetivo de prevenir la extensión de la pandemia; vehículos modulares con vagones exclusivos para personas con diversidad funcional e interiores que conectan a las personas con el entorno al que pertenecen.

“Imaginar nuevos escenarios de movilidad urbana, preservando la seguridad de los pasajeros como individuos o como grupos burbuja (amigos, familias, equipos de trabajo) y ampliando la experiencia del viajero en la corta distancia es ahora, más que nunca, una prioridad”, asegura Raffaella Perrone, directora del Area de Design del IED Barcelona. 

“La pandemia ha puesto en evidencia la necesidad de repensar todo tipo de espacio interior, sea este una vivienda o el interior de un tranvía”, continúa. “En la década de los cincuenta, el arquitecto y designer Ernesto Rogers declaró que quería diseñar todo, desde una cuchara hasta una ciudad (From the spoon to the city) y en el IED Barcelona seguimos creyendo en esto. Es momento de pensar en los espacios, los individuos y los medios de transporte, juntando puntos de vista y enriqueciendo las ideas con aportaciones multidisciplinares”, añade Perrone. 

Desde este proyecto, los alumnos se decantaron por repensar el transporte público, teniendo en cuenta una serie de requisitos. En primer lugar, debería resolver un problema actual y contribuir a reinventar la sociedad pospandemia; el transporte tendría que ser de límite urbano y carácter colectivo, no privado; dotado de propulsión eléctrica y conducción semiautónoma con presencia de conductor y, en cualquier caso, con espacio para todo tipo de elementos de movilidad individual, como bicicletas, sillas de ruedas o patinetes. Todo ello, teniendo en cuenta que los diseños tendrían que estar listos para su aplicación en el año 2025. 

Panettone, el tranvía burbuja

Desarrollado por Ludovica Finollo y Nerea Ortega, del Título de Grado en Enseñanzas Artísticas Superiores en Diseño de Interiores, Panettone propone distribuir a los usuarios en grupos con el fin de proteger las burbujas sociales definidas para prevenir la extensión de la COVID. Así, con señales semióticas específicas sobre la puerta de entrada, el sistema separa estos grupos por sistemas inmunitarios, de más débiles a más fuertes: ancianos, jóvenes y familias.  

Asimismo, para evitar el contacto entre los pasajeros, todo el tranvía es automático e incluye un espacio interior y otro exterior en cada vagón, para garantizar la ventilación continua. 

El diseño está inspirado en propósitos futuristas y geometrías abstractas, a partir de materiales sostenibles, como plástico reciclado para la estructura y fibra textil reciclada para los cojines de los asientos. 

BCN-Tram, vagones de aislamiento 

Pep Gelis y Parth Deshmukh, estudiantes del Título de Enseñanzas Artísticas Superiores en Diseño de Producto, especialización Transporte, diseñaron BCN-Tram teniendo en cuenta las medidas de distanciamiento social aconsejadas por las autoridades, con una disposición modular de los vagones. Este concepto de tranvía pone a disposición de los usuarios tres módulos de vagones diferentes: módulo de distanciamiento social, módulo de movilidad urbana adaptado a las personas con diversidad funcional y módulo social/amigable para grupos. 

El vagón de aislamiento asegura un mayor control de los usuarios en riesgo y su contacto con otras personas, gracias a un sistema de mobiliario modular que divide la superficie en cuatro grandes áreas. Por su parte, los vagones para las personas con diversidad funcional presentan un interior amplio, con capacidad para menos personas, para facilitar y garantizar el espacio a todos los usuarios.

Finalmente, los vagones de uso compartido cuentan con bancos con la distancia de seguridad adecuada y con un pilar central de gel hidroalcohólico. Tienen, además, un sistema de turbinas que regenera el aire e incluye un sistema de luz UV en el interior que, al activarse, elimina las bacterias y virus existentes en el vagón. 

Contact, reconectar nuestro entorno

El transporte público, generalmente, desconecta a las personas y rompe el contacto humano. Desde esta idea, María Borrell y Anna de Faria, creadoras de Contact y estudiantes del Título de Grado en Enseñanzas Artísticas Superiores en Diseño de Interiores, creyeron en un concepto de tranvía que uniera, más que nunca, a las personas, reconectándolas con ellas mismas y con el entorno. 

Para ello, ambas diseñadoras se inspiraron en el simbolismo de la estructura genética del ADN para crear un interior que evoque a un espacio familiar y cómodo para todos los usuarios. Los colores, el material y la iluminación consiguen crear una fusión entre comodidad y conexión con la naturaleza y el entorno exterior de la ciudad de Barcelona.