El IED se alía con BCN3D
Solicitar Información

subir

El IED se alía con BCN3D

La alianza de la firma tecnológica BCN3D, dedicada a la fabricación de impresoras 3D y al desarrollo de software propio de impresión tridimensional desde su sede de Castelldefels (Barcelona), con el IED Barcelona Escuela Superior de Diseño ha permitido el acceso a esta tecnología de impresión tridimensional a los más de 1.400 alumnos que anualmente cursan los distintos estudios de diseño en los ámbitos de la Moda, el Diseño, la Comunicación Visual y el Management & Design Strategies.

La incorporación de la fabricación aditiva en el IED Barcelona en 2017, ha facilitado a los estudiantes desarrollar rápidamente prototipos para sus ideas con el fin de capturar todo el potencial del concepto. Tras dos años de experiencia con esta tecnología, los alumnos han desarrollado conceptos automovilísticos para las ciudades del 2035, accesorios de moda, maquetas para futuros entornos hospitalarios o prototipos de objetos realizados en colaboración con Artesans de Catalunya.

Con este propósito, el IED buscó una solución para su Maker Lab como la impresión 3D para la creación de prototipos y pruebas funcionales. Desde el Istituto Europeo di Design optaron por incorporar en sus instalaciones dos de las impresoras tridimensionales de BCN3D: la Sigma y la Sigmax.

“La filosofía del IED se basa en una metodología basada en el learning by doing. Por lo tanto, el prototipado rápido toma mucha importancia. Especialmente en la disciplina de diseño, gracias a las nuevas tecnologías que tenemos al alcance, la creación de prototipos rápidos permite acelerar los procesos creativos. Los estudiantes, durante el proceso de diseño, pueden validar y materializar ideas rápidamente a través de modelos impresos en 3D”, explica Raffaella Perrone, directora de de desarrollo del área de Design del IED Barcelona.

“Para BCN3D poder ofrecer nuestras impresoras 3D a las universidades y a centros educativos especializados, como el IED, supone entrar en un sector estratégico con el que queremos seguir trabajando de cerca. Nuestra filosofía como firma tecnológica que diseña y fabrica sus propias impresoras tridimensionales en Barcelona se centra en ayudar a las universidades y centros de enseñanza y creatividad a implementar correctamente la impresión 3D e ir de la mano de socios estratégicos, como es el caso del IED”, asegura Xavier Martínez Faneca, CEO de BCN3D.

Reducir el tiempo de creación de modelos y aumentar las interacciones

Para los estudiantes del IED no se trata tanto del coste de los materiales; es la reducción en el tiempo de fabricación lo que realmente marca la diferencia. Al no construir el modelo a través de los métodos tradicionales, los estudiantes pueden ahorrar un tiempo bastante significativo.

Además, tener impresoras 3D en su taller les permite probar más diseños en un período de tiempo más corto y también consiguen realizar varias iteraciones por diseño.

Impresoras 3D BCN3D en el Maker Lab del IED Barcelona 

La razón principal por la que el IED decidió invertir en impresoras BCN3D para su Maker Lab fue la tecnología IDEX. IDEX es una de las tecnologías más fiables de mercado en lo que respecta a la tecnología de doble extrusión. Esto se debe a que las dos extrusores funcionan de forma independiente al imprimir soportes solubles en agua o piezas de varios materiales. Mientras un extrusor imprime, el segundo está estacionado, evitando el goteo de plástico fundido en la pieza. Las impresoras convencionales de doble extrusión tienen ambos extrusores juntos, lo que puede dar como resultado hilos de filamento que quedan en la pieza.

El IED Barcelona, mediante el uso de tecnologías de impresión 3D, demuestra cómo puede revolucionar el pensamiento creativo de los estudiantes.

Ventajas de la impresión 3D vs fabricación convencional

La fabricación aditiva, o impresión 3D, ha estado presente en la industria desde los años 80. No es hasta principios de los años 2000 cuando se empiezan a fabricar piezas para uso final con esta tecnología. Sin embargo, el coste por pieza era demasiado elevado y no tenía sentido fabricar series cortas con la misma. A partir del 2010, la impresión 3D se democratiza y salen al mercado impresoras 3D de escritorio profesionales a un precio asequible.

Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close